Crisis en la industria de la masa y tortilla 

 

Ahora son maquiladoras 

Las tortillerías dejaron de ser expendios a donde la gente acudía por este alimento. La mayor parte de las ventas son en supermercados 

Ángel Rodríguez/ Cancún 

La tradición de ir por las tortillas, hacer cola, y comerse una o dos en tacos, de regreso a casa, se está acabando 

Pio Quinto Hernández González, presidente de la Cámara de la Industria de la Masa y la tortilla, señaló que de cada 10 clientes, solo uno sigue comprando éste alimento en mostrador 

CAIDA ESTREPITOSA 

El empresario comentó el mal momento qué están pasando los socios de éste gremio. 

Explicó que en un 90%, se desplomó la venta de tortillas en mostrador durante el primer semestre del año, debido a lo cual muchos de los agremiados se han visto en la necesidad de convertirse en repartidores en tiendas de autoservicio y de conveniencia. 

Explicó que durante el primer semestre del 2018 se han registrado varios incrementos, tanto en la materia prima cómo en los servicios, y hasta la fecha ha sido imposible realizar un ajuste al precio de la tortilla, al cliente final. 

Recordó que al inicio de este año el precio de gas estaba a ocho pesos y actualmente su costo es de 11.50 pesos el litro. 

A esto se le deben agregar los fletes que tienen que pagar para transportar la materia prima, así como los artículos que se utilizan para el mantenimiento de la maquinaria. 

Esto sin contar los gasolinazos que se han registrado a lo largo del año, que vienen a encarecer el producto. 

INFORMALES 

El directivo indicó que muchos ya están trabajando de algún modo en la "informalidad". 

“Sólo el 10 por ciento de las personas compra en tortillería, los demás los hacen en tiendas de abarrotes,  supermercados y tiendas de conveniencia”, señaló. 

Tal ha sido el impacto de los precios en este gremio, que cinco tortillerías han cerrado sus puertas, y otros negocios  están ofertando máquinas y traspasando locales. 

“Antes veíamos a los productos de tortilla piratas cómo una competencia desleal, sin embargo, muchos tuvimos que imitar dicha práctica, pues nos estaban ganando el mercado”, reconoció. 

Un empresario formal tiene que pagar local, permisos e impuestos al gobierno, y con tanto incremento simplemente ya no alcanza, afirmó. 

Por lo que varios agremiados decidieron dar de baja sus negocios y comenzar a producir desde sus casas. 

Loading...

Deja un comentario

Website Security Test