Temen desempleo y riesgo sanitario

Acusan que dos puestos de control ya no están en servicio y temen que las siete restantes corran la misma suerte.

Leandro Chacón 

El Peninsular 

MÉRIDA.- Inspectores pecuarios protestaron a las puertas del Palacio de Gobierno para exigir un ajuste salarial del 55%, y para pedir que no se cierren las casetas fitozoosanitarias en la entidad, luego de que dos de estas ya dejaron de operar instrucciones del Gobierno Federal, lo que ha provocado que más de una docena de personas se queden sin empleo. 

Los trabajadores del Comité Estatal de Fomento y Protección Pecuaria de Yucatán (Cedppy) dieron a conocer que, en las últimas semanas, autoridades federales cerraron dos casetas fitozoosanitarias en las localidades de Xtobil y Popolná, justo en la frontera con Quintana Roo, lo que ha provocado la destitución de al menos 14 inspectores.  

Piden evitar que se cierren las otras siete casetas, y se garantice el puesto de trabajo de los 35 trabajadores que quedan en la Cedppy. 

Darío Collí Balam, inspector y manifestante, indicó que independientemente se queden sin trabajo, si se cierran las casetas habrá un riesgo sanitario para los productores y para la sociedad en general. 

Destacó que están a la vanguardia en la labor de vigilar todos los puntos de acceso al Estado para que los productos pecuarios que entren cuenten con la documentación que exigen las normas oficiales mexicanas. “Por eso no queremos que se cierren”, señaló a las afueras del Palacio de Gobierno. 

Loading...

Deja un comentario

2 × 2 =

Website Security Test